La traducción es un arte, no solo hay que conocer un idioma, requiere de una amplia formación académica y sobre todo experiencia, por ello, todos los traductores de perfil especializado que forman nuestro equipo, poseen una experiencia mínima de 8 años y poseen unas áreas de especialización concretas. Por supuesto, nativos en el idioma destino. Por ello somos una apuesta segura ante sus necesidades de traducción especializada.traduccion juridica

Así mismo, la elaboración de TM (Memoria de Traducción) y glosarios específicos para un cliente, partiendo de los glosarios técnicos generales, es un punto muy importante para lograr adaptar la terminología a los gustos del cliente.

Su project manager se encargará de que sus traducciones especializadas se realicen siempre que sea posible por un mismo equipo y siguiendo la TM aceptada.

Dentro de la Traducción Especializada, podemos distinguir las siguientes áreas de especialización:

La traducción jurídica es aplicable a textos de carácter legal o que contengan terminología jurídica, pero que no necesiten la firma del traductor jurado u oficial. Para realizar la traducción jurídica, contamos con traductores jurídicos, que además son nativos y especializados en la jurisprudencia del país, apoyados por glosarios y normativa de la UE.

Como hándicap adicional, trabajamos con textos jurídicos que combinan terminología y forma jurídica con terminología técnica, por ejemplo, un “escrito de solicitud de medidas cautelares in audita parte sobre la patente de un producto farmacéutico”. Para ello, Avanza Traducciones cuenta con un departamento dedicado a los despachos de abogados de más renombre en España.

La traducción financiera es un tipo de traducción especializada y de una alta complicación pese a la opinión generalizad ya que el traductor debe adaptarse a las normativas, Plan General Contable y especificaciones del país de la lengua destino. Es decir, si realizamos una traducción financiera al inglés de una memoria anual de una empresa inglesa con filial en España, que debe presentar sus cuentas traducidas al inglés a su empresa matriz, el traductor debe adaptar la terminología al Plan General Contable UK.

El traductor financiero debe poseer un dominio absoluto de su par principal de lenguas de trabajo, pero además, debe tener una formación complementaria en el sector económico-financiero. Además, para realizar una traducción financiera de calidad, debe poseer una experiencia mínima de 3 años traduciendo este tipo de textos.